(04) EN COLOMBIA LAS EMERGENCIAS SE CONVIERTEN EN OPORTUNIDADES / Jorge Victoria R

. 16 de mayo de 2006



girsalud on livestream.com. Broadcast Live Free

El Departamento de Santander se ubica en la región centro oriental de Colombia. Tiene una superficie de 30.537 km2 y una población total de 2.086.649 habitantes, de los cuales el 3,2% (66.400 personas) son Personas en Situación de Desplazamiento Interno debido al conflicto armado del país. Está dividido en dos grandes zonas: la cordillera Oriental y el Valle Medio del Río Magdalena. Su capital es la ciudad de Bucaramanga con 568.136 habitantes. El día 9 de febrero de 2005, luego de una lluvia continua por más de 12 horas, se presentó una creciente y desbordamiento de los Ríos Frío y De Oro a la altura de los municipios de Girón y Bucaramanga, además de la quebrada La Iglesia, que afectaron los asentamientos humanos ubicados en la riberas de estos ríos, principalmente de personas en situación de desplazamiento.

El tiempo lluvioso se mantuvo en todo el oriente del país, pero particularmente sobre los Santanderes debido a la persistencia de un frente frío, cuya mayor intensidad se registró durante el día sábado 12 de febrero. Las lluvias en los anteriores sectores alcanzaron intensidades inusuales, muy por encima de los 100 mm en 24 horas, ocasionando incremento en los niveles de los ríos y deslizamientos en zonas de ladera.

Cuando se estaba iniciando un plan de acción en ambos municipios para el manejo de la postemergencia del evento ocurrido el 9 de febrero, ocurrió un segundo evento catastrófico: lluvias fuertes y continuas entre las 18:00 horas del viernes 11 de febrero y las 11:00 horas del sábado 12 de febrero de 2005, que ocasionaron una creciente tipo avalancha de mucha mayor magnitud que la presentada dos días atrás. La avalancha devastó una zona mucho más grande que la inicial. Además se presentaron múltiples deslizamientos de tierra en las zonas de escarpa y ladera que destruyeron y sepultaron casas, además de taponar las vías de acceso a Bucaramanga y Girón.

Estos registros de precipitaciones permiten establecer que, en forma general, las lluvias que se presentaron durante los días 9 y 11 de febrero fueron las precipitaciones de agua más fuertes registradas en los últimos 30 años en el departamento.

En total fueron afectados 23 municipios en el departamento de Santander: Bucaramanga, Girón, Lebrija, Barrancabermeja, Betulia, Bolívar, Cimitarra, El Carmen, El Cerrito, El Playón, Floridablanca, Guacamayo, Landázuri, Piedecuesta, Puerto Parra, Puerto Wilches, Rionegro, Sabana de Torres, San Vicente de Chucurí, Santa Helena del Opón, Simacota, Socorro y Zapatoca. La Gobernación de Santander declaró la Urgencia Manifiesta para disponer de recursos que permitieran ayudar a los damnificados; a su vez, los municipios afectados declararon la alerta roja. El resultado de las jornadas descritas fue una sucesión de muertes y daños en la infraestructura de las zonas urbanas y rurales aledañas a los puntos involucrados de los municipios afectados, especialmente en Girón y Bucaramanga.

El cuadro siguiente muestra el consolidado de afectaciones
La presencia de una oficina de terreno de OPS/OMS en Santander, que ya estaba trabajando en temas de salud y desplazamiento de la población, permitió brindar cooperación técnica de manera oportuna a las autoridades locales y así minimizar el impacto negativo en la salud. Un gran logro de la atención a esta emergencia fue el manejo oportuno de la información, junto con el montaje de un sistema de información epidemiológica con base comunitaria. Esto ayudó en la toma de decisiones y les permitió a las autoridades a tomar medidas preventivas que evitaron epidemias y brotes en los albergues. Se hizo un reporte diario en la Web para mantener informadas a las entidades gubernamentales y agencias de Naciones Unidas y conservar una memoria.

Con la intención de consolidar las lecciones aprendidas en este evento, en noviembre se realizó un “Foro Departamental de Vigilancia en Salud Pública en Situaciones de Emergencia” con la participación de coordinadores de servicios de urgencias de hospitales regionales, trabajadores de salud, el Ministerio de la Protección Social, autoridades locales y departamentales, y OPS/OMS. Una lección importante es que ahora hay un mejor entendimiento de la naturaleza integral de una emergencia, ya que se presentó no sólo el punto de vista tradicional de acciones de respuesta (rescate, evacuación, transferencia de pacientes y tratamiento de los heridos), sino también el de salud pública y epidemiología.

Este año, el departamento de Santander se ha librado de inundaciones graves. Sin embargo, el incremento en la conciencia y la capacitación en centros de operaciones de emergencias y manejo de la información en emergencias le ha permitido a las autoridades aplicar una perspectiva de manejo de emergencias a los temas de salud pública. Este fue el caso cuando se estaba preparando un plan de contingencia para detener la transmisión del sarampión a Santander desde un país vecino.

Un informe del Observatorio de Salud Pública de Santander sobre el impacto de este evento en la salud de las comunidades afectadas se encuentra disponible en http://slidesha.re/osps04-2005

Contribución de Jorge Victoria Restrepo, Profesional Nacional de la OPS-OMS Colombia
Para más información escriba a jovictor@paho.org, o visite la página www.paho.org/col/ped


Safe Creative #0810061056409

1 comentarios:

Rodrigo Restrepo G. dijo...

Como complemento a este ensayo preparado por Jorge Victoria, invito a conocer la historia de 100 familias salvadoreñas que lo perdieron casi todo con los terremotos del 13 de enero y del 13 de febrero del 2001 en El Salvador, pero con el apoyo gubernamental y la Cooperación Técnica de la OPS-OMS y de otros donantes, aprovecharon la adversidad en una oportunidad para el desarrollo.

Revista Perspectivas en Salud, Vol 8, Nº 1, 2003
http://www.paho.org/Spanish/DD/PIN/Numero16_articulo4_4.htm

Además, puedes descargar la documentación del proceso en formato pdf, en
http://www.paho.org/spanish/ped/cent_intro.pdf